14/6/12

580

El artículo se lo merece. Todavía lo recordaba.
"El viento del desierto nos coloca en nuestro lugar antiguo, el que hemos ya vivido un sinnúmero de veces. Quienes tenemos una edad juiciosa no hemos olvidado que hace 30 años los autobuses vomitaban nubes de humo negro, el teléfono a duras penas conectaba, los comercios eran raquíticos y los precios colosales; acudir a la Seguridad Social era una humillación que había que llevar con modestia a riesgo de caer mal y que te dejaran morir en un pasillo; acercarse a una ventanilla era topar con la venganza del parásito; había que esconderse para leer libros, los periódicos eran sarnosos, los mozos corrían riendo como idiotas delante de un toro, pero aún les gustaba más apedrear a los desdichados que se atravesaban en su borrachera; en fin, el mundo arcaico y quizás barroco, que es el nuestro y siempre lo ha sido, regresa hoy empujado por un viento abrasador."
*

Los buenos escritores necesitan decir que escriben novelas para que no les crean demasiado; los malos, que ellos no escriben novelas, para que les crean un poco. Claro que después hay un montón de sobras en ambos regimientos. Ni toda novela alcanza alguna verdad, ni todo libro de no ficción es torpe.

3 comentarios:

Portorosa dijo...

Jo, pues a mí el artículo no me gusta. Está bien escrito, ya, pero no me gusta el contenido.

Un saludo.

Mabalot dijo...

A mí sí. El contenido, que si está bien escrito no puedo separar del contenido.

Saludos.

Portorosa dijo...

A mí me ha parecido que subyacían alguna ideas, una explicación de la situación, que no comparto demasiado. Pero tal vez lo haya leído mal.