6/11/09

Orwell en España


Orwell en Homenaje a Cataluña presenta una de esas guerras absurdas a lo Gila. No tanto en la razón de ser de la propia guerra, pues a todas las guerras les vemos ese defecto, como ya dijeron los jipis en su momento, sino por sus métodos, o por la falta de los mismos. La guerra civil española que nos cuenta Orwell, la que él vivió, es una guerra sin armas casi, o con armas tan deterioradas y viejas que presentan más peligro para los que las usan que para los enemigos. Todo es viejo y defectuoso, y los cañones, efectivamente, no tienen agujero. Las balas están contadas y se reservan para una urgencia. Los milicianos no tienen uniforme; van tirando con un pantalón de pana. A Orwell la guerra civil de los españoles le parece una guerra de aficionados, una guerra sin guerra. Hay un enemigo lejano al que sólo es posible insultar si se utiliza megáfono; apenas se les ve, más que como unos puntos aterrorizados en una colina. Los fascistas son chinches a las que las balas nunca alcanzarán. Se dispara de vez en cuando por no faltar a la inercia de lo que se le supone a una guerra.

La crónica de Orwell va al grano y nos cuenta lo que es, sobre todo, una guerra de trincheras, que es la que él vivió en el frente de Zaragoza. "Cinco cosas son importantes en una guerra de trincheras: leña, comida, tabaco, velas y el enemigo." Por ese orden. Se aburre mucho y no deja de leer. Tiene piojos, hambre, mucho frío, apenas entiende lo que le dicen y duerme poco y mal. No deja de ser cómica esa queja continua por la guerra chapucera y un poco teatral que le toca vivir; pide un poco de acción. Casi parece estar pidiendo que le peguen un tiro de una vez para acabar con la incomodidad de esa espera. Su decepción es palmaria. Él había venido a luchar contra los fascistas y unos meses después aún no ha visto a ninguno, a no ser a algún desertor, pobres desgraciados que parecen cambiar de bando con la esperanza de comer mejor, o de comer algo.

Después, más adelante, se le complica la cosa. Se mueven un poco y cerca de Huesca le hieren en el cuello. "La experiencia de recibir una herida de bala es muy interesante y creo que vale la pena describirla con cierto detalle", escribe antes de adentrarse en el mundo interior de alguien muriéndose lentamente, que es lo que creía en ese momento estar viviendo. Se salvó por muy poco.

Orwell era sobre todo un escritor, porque este libro es el libro de un escritor que narra en primera persona sus experiencias en la guerra. Es una crónica escrita meses después del momento que narra. Aún no sabe cómo acabarán las cosas en España ni hace demasiadas predicciones, aunque reflexiona sobre la idiosincrasia española y la creencia de que aquí nunca podría darse una maquinaria dictatorial, fascista o comunista, con la eficacia y dureza del tipo alemán.

Lo más sorprendente de Homenaje a Cataluña es lo bien escrito que está. Se le supone a Orwell una urgencia en la escritura, una denuncia también, y quizá, sobre todo, un enfoque más panfletario que otra cosa. Parece un libro tabarra y no lo es. El objetivo de Orwell es claro: consignar una experiencia en el frente y contarnos lo vivido por él en mayo del 37 en Barcelona, esa mini-guerra civil dentro de la guerra civil y el ajuste de cuentas de Negrín, Stalin mediante, a todo lo que oliera a trotskista. Pero se ve que está muy pendiente también del asunto literario. En el buen sentido. Es un libro de escritor. El gran libro de escritor de la guerra civil española es este de Orwell. Hemingway escribe una novela o zarzuela en prosa sobre el mismo tema.

Se comprende mucho mejor de donde sale Rebelión en la granja y 1984 después del trauma que le supone ver la lucha entre un estado republicano sovietizado (el suministro de armas no caía del cielo) y los anarquistas y la posterior aniquilación de las milicias del POUM, una auténtica purga estalinista. Se dice que la guerra civil española es la primera batalla contra el fascismo, pero podríamos decir que también es la última batalla por el poder en la URSS. Orwell, asqueado, es testigo del despliegue de toda la maquinaria propagandística de una guerra ya engrasada. Los que ayer eran milicianos heroicos son, hoy, traidores fascistas al servicio de Franco. Los periódicos hablan de conspiración, el POUM es borrado del mapa. Es decir, los pobres pringados que por casualidad habían caído en esas milicias (al igual que Orwell) acaban en la cárcel y muchos son fusilados o mueren a la espera de un juicio que nunca llega.

La guerra civil española, sus ocho meses viviéndola, le marcaron definitivamente; podríamos decir que Orwell se hizo antiestalinista en España. Ya estaban ahí el Gran Hermano y la granja de cerdos dictadores. Orwell es el gran Lutero de la izquierda.

6 comentarios:

Diarios de Rayuela dijo...

Qué buen post.
Sobre el asunto: un viejo artículo de Azúa sobre Orwell que quizás sea de tu interés (http://www.elboomeran.com/blog-post/1/262/felix-de-azua/por-que-le-quiero-tanto/).
Un abrazo.

Mabalot dijo...

Estupendo el artículo de Azúa. Es curioso que Orwell no se quitara de encima el eco de esa propaganda infame de la guerra civil prácticamente hasta hace poco. Al menos entre la intelectualidad de algunos países como España. Puede ser que contra Franco fuera más fácil ser maoísta. Nunca es tarde si la dicha es buena.

Pero no hay que olvidar que Orwell era de izquierdas. Pero no era ciego. Tanto en la derecha como en la izquierda tiende a darse el intelectual cegato, con más o menos miopía selectiva, según el caso. Es que a veces parece que se reivindica en Orwell al gran anticomunista; y tampoco es eso.

Gracias, JC, por el enlace a este pedazo de artículo.
Un abrazo.

Miguel Baquero dijo...

Completamente de acuerdo en que Rebelión en la Granja y 1984 salieron de "Catalonia", después de las barbaridades que hicieron los estalinistas contra la gente del POUM y de ver como Nin, el que ayer era un heroe, pasa de pronto a ser el enemigo nº 1, más incluso que Franco, y cómo se tergiversa todo el pasado para mostrarle como un traidor. Yo creo que hay fue cuando vio Orwell que la cosa no era tan fácil de dilucidar como derechas e izquierdas..

Mabalot dijo...

Un abrazo, Miguel. Que se recupere pronto tu hermano.

Anónimo dijo...

A ver , Mabalot. En Zaragoza nunca hubo un frente. Orwell estuvo en la Sierra de Alcubierre que divide esta parte de Huesca con la de Zaragoza. Como mucho, se puede hablar de frente de Alcubierre pero nunca de frente de Zaragoza que queda a casi 40 kilometros.

adsv15sd dijo...

Better late than never.
..................................................