29/10/08

Comprar ropa

Soy el tipo más rápido comprando ropa. Puedo comprar ropa para todo el invierno en quince minutos. Quiero decir elegirla. Echo un vistazo rápido y después me acerco y palpo el material; si me convence sopeso en segundos el tema de los colores. Soy discreto y prefiero no repetirme para que no me riñan en casa (¡Pero si ya tienes dos iguales!). Pues todo la operación en nada, y ya pago. Tarda más tiempo la vendedora en doblar lo que me llevo y meterlo en la bolsa que yo en elegir. A no ser los pantalones (y aún así) no me pruebo nada. Si además hoy se puede cambiar todo. No entiendo a los que tardan horas en decidirse, y van de un lugar a otro buscando no sé qué, para volver después a la misma tienda de antes a comprar la que ya se habían probado y mirado una y otra vez con el ceño arrugado. El gesto; los brazos en alto, el jersey extendido, la mirada fija, la cara de preocupación. Así mi mujer y yo nos complementamos; ella pone trabas y dudas a mi rapidez y yo la azuzo para que compre de una vez (¿Tanto tiempo para comprar unos calcetines?).

Después salgo a la calle y camino sin rumbo, sin prisa, con la bolsa botando en la pierna.

9 comentarios:

Cerillo dijo...

Se pierde usted la felicidad consumista, no vive usted en el mundo real, ya me parecía a mi.

Cerillo dijo...

Se pierde usted la felicidad consumista, no vive usted en el mundo real, ya me parecía a mi.

M. dijo...

Yo por eso le sigo cediendo el placer de comprarme ropa a mi madre, y también el gusto de que la pague. Uno no debe nunca romper todos los puentes con la mamma

Portorosa dijo...

¿Y te importa cómo vistes?

conde-duque dijo...

Yo también soy de los vagos que compran en cinco minutos para todo el año.

Mabalot dijo...

Es mucho inferir, cerillo, me parece a mí; el retrato robot del consumista está más acerca de alguien como yo que va de un sitio a otro y compra rápido, y no de aquel otro que mira, sopesa, compara, y al final, no compra.
En todo caso en "su" mundo real usted puede deducir lo que le apetezca.

Sin duda la medida más sensata es que la mamma compre la ropa, aunque eso implica lo que pregunta Porto; ¿nos importa cómo vestimos?+
A mí sí, más o menos (no me quita el sueño, como a nadie que yo conozca o sepa). Yo compro lo que me gusta, pero me decido pronto; descarto rápido.

Peroooo... tardo mucho en decidirme a la hora de comprar productos electrónicos. La inversión es mayor, monetaria digo, y la decisión requiere más reflexión, por loq ue pueda conllevar de negativo tal o cual producto.

Miguel Baquero dijo...

Jo jo jo A mí me pasa igual. Voy a una tienda a por unos vaqueros y, si me sientan bien, le digo: dame cuatro o cinco iguales, y así ya tengo para un par de años. O más. Mi mujer me mira raro a mí también. Me pasa lo mismo con los polos: si me sientan bien pues me compro seis, uno de cada color. Y ya está. No entiendo a la gente que gasta tiempo (horas) en comprar ropa

conde-duque dijo...

Felicidades a K.!!!!

Mabalot dijo...

Grazie...

Miguel, claro que sí... Si sólo es ropa... Y siendo guapo quién se va a fijar en el polo...