14/2/07

Dos cabezas para dos boinas

Tres boinas hay en el corazón de mi estantería (las estanterías tienen corazón, hígado, riñones, y por supuesto testículos y demás...; otro día trataremos más órganos); decía tres boinas en el corazón; Pla, Cunqueiro y Baroja. Tres boinas como tres soles con pitorro o como tres agujeros negros por el que salen realidades de otros mundos, casi siempre de otros mundos que están a la vuelta de la esquina. Si el mago saca conejos de la chistera, estos tres sacaban libros.

Del último ya se doró mucho aquí, cuál pollo en el horno, a vueltas; aparquémoslo a un lado. Cunqueiro no usaba tanto la boina para escribir como Pla, al cual le rendía como una parabólica que capta por ese apéndice apuntando al cielo radiaciones cósmicas portadoras del adjetivo justo, único, ese le mot juste que recalca los contornos de los objetos, que de tan cercanos suelen pasar desapercibidos. Famosísima, y atinadísima, la definición de Vázquez Montalbán; “Pla es un punto de vista ambulante con boina”

Este dedo, Álvaro, vio mucho mundo...

Más de una vez pensé; los gallegos tenemos envidia de Pla. Como las mujeres tienen envidia de pene, que decía Freud o Woody Allen, o los dos. Tenemos a Cunqueiro; sí, es verdad, pero aparte que cada uno era de su casa, son ríos diferentes, y no desembocan en el mismo mar, como se sabe. ¿Por qué habrían de ser iguales? No lo son. Ya tenemos un Cunqueiro: nos falta el yang, la otra mitad del todo; ponga un Pla también en su literatura y tendrá una literatura sobre la que levantar monumentos y capillas, rascacielos, experimentos y por supuesto muchas baratijas. Para equilibrar una mesa no utilizamos esos tomitos de poesía esmirriados y poco útiles, sino ladrillos en prosa que equilibren la madera; después ya se pueden hacer castillos con barajas o barajas con castillos.

Cunqueiro es cielo, saltando de nube en nube; Pla tierra, oteando el horizonte y pegando la hebra con un paisano: Cunqueiro imaginación, Pla memoria: Pla presente, Cunqueiro en cambio es el eterno viajante a otras tierras y tiempos remotos, que de tan remotos quizá nunca existieron. En Pla todo es más normal que la normalidad, lo complejo es simple y lo cargado ligero; en Cunqueiro lo extraño es un tanto extraño y lo normal es normalísimo no siendo nunca normal. En Pla los payeses son tratados andantes y charlantes de sensatez y sabiduría, filósofos sin muchas filosofías; en Cunqueiro os labregos dejaron atrás esa vana cordura positivista y se desplazan en banqueta por los aires, platican con el caballo en castellano y escriben cartas desde el otro mundo avisando de desgracias.

9 comentarios:

Portorosa dijo...

¡Magnífico, magnífico!

Coincidimos con ambos (si no, cómo iba a ser tan efusivo). Y eso a pesar de que hace poco me dijeron que lo peor de Cunqueiro eran (éramos) los cunqueirófilos, que éramos unos pesados.

Esto me da un poco de vergüenza, porque es inevitable que parezca autobombo, pero aun así me gustaría ponerte algún enlace a cosas que he escrito sobre Cunqueiro, simplemente (te lo prometo) por si te interesan: 1, 2 y 3.

Perdona el abuso. Ni que decir tiene que puedes hacer con la sugerencia lo que te apetezca.

Un abrazo.

Portorosa dijo...

(Y, al final, tengo la impresión de que no te he dejado claro que el post me ha parecido muy bueno. Creo que la descripción que haces de cada uno de los dos está francamente bien.)

Portorosa dijo...

Lo último, lo último:

No sé si sabes que están disponibles en internet las entrevistas que a ambos les hicieron en su día en el programa "A fondo". Yo he re-visto hace unas semanas la de Cunqueiro y es una verdadera maravilla.

Si no lo conoces, te aconsejo que busques referencias a ese programa; la nómina de entrevistados pone los pelos de punta: Borges, Cortázar, Dalí, los dos ya dichos, y otros por el estilo.

Me callo, me callo ya...

M dijo...

No sé si Arcadi ha sugerido alguna vez que Camba es el Pla gallego. O lo ha sugerido él o me gustaría a mí que lo sugieriese. En todo caso está fuera de toda duda de que se trata de un fanático de ambos. Pla y Camba me parecen escritores de grandes páginas. A Baroja, sin embargo, si le lees las páginas te da un infarto: es un escritor de recorrido: de novelas. De Cunqueiro, y que Portorosa perdone mi humilde cuello, he leído más bien poco. No recuerdo su estilo pero sí su portentosa (¡portorosa!) imaginación. Por cierto: Merlín, su caracterización, vive en Mondoñedo. Una compañera mía lo trató hace muchos años. Saludos.

Portorosa dijo...

Manuel (por alusiones, ¿eh?, tengo excusa), ¿sabes lo que te pierdes? Es tal su imaginación que inunda hasta sus ensayos, que acaban siendo más de ficción que las novelas.

A Mondoñedo yo voy todos los años a rendirle pleitesía (e iba a poner el enlace de la crónica de la última peregrinación, pero incluso a mí me parecería demasiado).

Un saludo.

Edmundo Busoni dijo...

Este verano conocí al Merlín de Mondoñedo del que habla M en su comentario, y una amiga me contó la historia del tipo. Se pasea muy ufano por la plaza de la catedral, con su túnica de estrellitas y su varita mágica. Pero, ¿qué tiene que ver con Cunqueiro?

Mabalot dijo...

Buenas a todos.
Don Portorosa; no necesita excusas para entrar aquí y comentar; mientras no quiera venderme algo, en plan spam, es usted bienvenido; y ahora aún más, si cabe, ¡porque es usted cunqueirófilo!... Muá; le mando un beso a la frente. Deberíamos montar una secta...
Los programas (A fondo) que circulan por el Emule (yo los saqué de allí) ya me los bajé hace algún tiempo; Sí; Borges, dos veces vino (74 Y 81, CREO), Cunqueiro, Pla, Cela, Cortazar, Rulfo, Manuel Puig, Torrente. No recuerdo si alguno más; impresionantes los de Borges, Pla, Cunqueiro, y Torrente. Cela, Rulfo y Cortazar son tan poco interesantes en persona como... pero aún así, son una pasada.
Ah, el de Onetti es acojonante, el programa "A fondo"; está en You Tube, o estaba.
Gracias por la idea de todas formas; y por los enlaces, seguro que me interesan; por partida doble; porque tratan de Cunqueiro, y porque están escritos por usted.
Un saludo y me alegro de su cunqueirismo.

Y Manuel, te recomiendo los artículos de Cunqueiro, al menos. Son otro tipo de artículos; muy eruditos y muy falsamente eruditos, las dos cosas; no se sabe dónde empieza la imaginación y dónde acaba la erudición. Un sabor único, un atmósfera especial. En Tusquets, Marginales, creo; para leer despacio, sin agobios...
Este Merlín, don Edmundo, tendrá que ver, no sé, no lo conozco, con el "Merlín y familia"; más bien, será una alusión viviente y ramplona, o la mascota de Mondoñedo...
Un saludo.

Mabalot dijo...

Están en Google Video varios de estos programas; Borges, Pla, Onetti, Torrente...
Colgaré los enlaces en 1ª plana.

narrow dijo...

Muy buena la entrada, gracias por el enlace, lo de las boinas me parece un hallazgo, con el pitorro parabólico.
Saludos