14/11/06

Taza de té

Por un instante,
caza el gato la hoja

que va de viaje.

Kobayashi Issa, Hoja de viaje.
Un haiku es una pompa de poesía, cuando lo consigue. Un susto. El estallido de un capilar, en el seso, o en el pito.


Esta mañana,

puntualmente, una hoja

cayó, callada.



Con un haiku tenemos para rumiar un día, o toda la vida. Y sin drogas. Densidad de un silencio. Pon un haiku en tu vida; deja las drogas.

Chorro de orina.
Pero mira debajo
:
lirio que mira.

Un poema (ya no leo poesía; soy un adulto, soy un cerdo) puede ser, suele ser, una piedra de río, redonda como una burbuja pero totalmente estúpida, como comer pan reseco por afición. Los poetas se murieron: ¿quién los mató, señor comendador? Un virus, señor; EL ÉBOLA; un virus zumbón, cenizo, un asesino selectivo... hace mucho tiempo... y ahora quedan apoyados en la barra unos androides que mienten sin querer... y algunos queriendo... se cuentan los pelos del ombligo y se depilan las jorobas.

Y me quedo aquí; mirando al techo: una araña me cae en la boca.

2 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Algunas palabras, combinadas de cierta particular manera, parecen contener magia. Es preferible que la araña te caiga en la boca que en la pluma. Saludos cordiales.

Mabalot dijo...

Gracias, Isabel,muy amable y encantado de que llames a esta puerta y digas algo; eres bienvenida.
Las arañas son muy feas.
Un saludo.