20/10/08

El banquero de Ford


Leo todas esas noticias sobre inyecciones de capital (el enfermo está muy enfermo), falta de solvencia de los bancos, y crisis financiera en general, como el que lee uno de esos cómics o dibujos animados en los que los banqueros son unos señores gordos con frac y chistera y maletín y un puro en la boca y sonrisa maliciosa. Gente sin conciencia. Lo peor es que llega uno a esa imagen indagando un poco. Son menos gordos, que se cuidan mucho, y visten más de sport, pero por dentro parecen el mismo. Si uno se queda en la superficie casi piensa que todo el mal presente se debe a una conjunción maldita de muchos elementos incontrolables, como un maremoto que ha pillado a todos desprevenidos. Los bancos no tienen dinero, y los Estados (da igual del signo político que sean) y que como se sabe, sacan el dinero de la nada, acuden en su rescate para garantizar los ahorrillos de todos. Por supuesto, que a nadie se le ocurra meter la pasta en el colchón; eso sería el fin del mundo, sin necesidad de que se diesen las no sé cuántas señales del Apocalipsis. 

Antes muertos que sencillos, piensan los jeques de las finanzas. Pero al final, ya con el barco casi hundido, a algunos no les queda más remedio que dejarse inyectar y permitir que reduzcan sus sueldos. Si por algo se distingue la economía es por no estar al alcance de nadie. Los que la entienden se equivocan mucho más que el hombre del tiempo (¡Greenspan se equivocó!, claman), y los que no la entienden no la entienden o prefieren no entenderla para no cabrearse.

Volviendo a ver La diligencia (1939), de John Ford, le puse cara a ese banquero de fuertes convicciones que hasta hace unos meses tenía muy claro que la famosa mano invisible lo equilibraba todo. Tenemos en el personaje de el banquero Gatewood, unos de los pasajeros de la diligencia que viaja a través de los desiertos rocosos de Arizona con la intención de llegar a Lordsburg, en Nuevo Méjico, y con el riesgo de un ataque Apache, la personificación de todo lo que al parecer está pasando en la economía. El banquero Gatewood es un tipo respetable que sale a toda prisa de Tonto, el pueblo del que parte la diligencia. Como sabéis la película es ese viaje. Todos los personajes comparten ese pequeño espacio de la diligencia. Una prostituta (a la que echaron del pueblo la Liga por la decencia, o algo así, entre sus integrantes la mujer del banquero), y un médico borracho, también expulsado, y una noble dama embarazada en busca de su marido, y un jugador ex soldado confederado, y un viajante de licores, y Ringo Kid (John Wayne) que es un convicto fugado al que lleva a la cárcel de nuevo. También van el sheriff y el conductor, agobiado el pobre por tener que mantener una gran familia política de su mujer mejicana. De todos los personajes el único que, a su modo, no está provisto de una parte noble y humana es el banquero. O al menos no nos da tiempo a conocerla. Quizá nunca la conoceríamos. Es, sin duda, el personaje más antipático, o quizá el único, aunque algunos otros caigan a veces en la falta de compasión o en la ofensa más ruin. En determinado momento, el banquero, despotrica sobre lo que para él es la intromisión del gobierno en sus negocios. Su discurso no tiene desperdicio; "No sé en qué ha venido a parar el gobierno. En vez de proteger a los empresarios, mete las narices en sus negocios. Incluso dicen que van tener inspectores bancarios. Como si los banqueros no supiéramos manejar nuestros bancos. […] Tengo un slogan que deberían poner en todos los periódicos; ¡América para los americanos! No debe el gobierno interferir en los negocios. ¡Reducir impuestos! Nuestra deuda nacional es alarmante."

Al banquero lo vemos venir desde que se subió a la diligencia. Por eso cuando dice todo esto nos hace gracia, y más teniendo en cuenta cómo está la fiesta ahora, por el llamdo mundo real. Al llegar a Lordsburg, después de un ataque indio en el unos salen heridos y otro muerto, el banquero es detenido. Llevaba un maletín muy sospechoso.

Pero la vida sigue. Nos quedamos con buen sabor de boca: Ringo Kid se larga con Dallas, la ex prostituta, a un rancho a vivir felices y comer perdices, después de vengar la muerte de su padre y hermanos, en un duelo con los hermanos Plummer.

Como ya se sabe, la vida copia al arte (y entre ellos al cine), y a lo mejor se fija en esta película.

5 comentarios:

conde-duque dijo...

Esta peli de personajes es demasiado buena para la vida o la realidad puedan copiarla. La he visto un montón de veces, desde pequeño.
Lo otro, el tema de los periódicos, da demasiado asco. Paso.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

La verdad es que sí que se nota que Ford no le tenía simpatía al banquero. Pero quizá sea un fallo (¡el único!) de la película esa falta de fondo humano de uno de sus personajes. Porque también cabe pensar que, cuando un banquero toma el dinero y corre, en vez de limitarse a aprovecharse del que pasa por sus manos, es porque tiene alguna fantasía personal que satisfacer, no sé, irse a Méjico a vivir con una corista, o algo por el estilo. Es una pena que Ford no nos cuente más.

Mabalot dijo...

W. Allen dijo que la vida imita a la telebasura.
Sobre el tema de los bancos digamos que me hace chiste encontrarme a "mi" banco en las portadas de todos los periódicos. En esos momentos es cuando te alegras de no tener un duro y va uno más ligero y despreocupado por la calle oyendo comentarios aquí y allá sobre el qué pasará y qué comeremos... Es lo bueno de vivir al día.
Yo pienso; ¿seguirán funcionando las tarjetas? Y siguen funcionando por ahora.
Esto me recuerda a lo que decía JRJ:
"El porvenir no debe preocuparme. La cosa es bien sencilla: el día que no tenga qué comer, me moriré de hambre."

Tampoco hace falta llegar al hambre, que debe ser muy malo.

Sr. Ariza; Pero está tan bien estereotipado el personaje, tan blindado, que casi resulta imposible imaginarse que ese señor pueda tener alguna debilidad humana. LO único que puedo pensar es que pasaría los días contando su fortuna, y eso y sólo eso le daría gusto.
Supongo que Ford se resistía a "justificarnos" su acción.

Portorosa dijo...

Precioso, a la par que interesante, post, Maba.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Moitas, Porto.

Un saúdo.

Mabalot