17/6/07

Borradores de borradores

"Las pequeñas construcciones pueden ser acabadas por sus arquitectos originales; las grandes, las verdaderas, siempre dejan la techumbre a la posteridad. Dios me libre de completar nunca nada. Este libro no es más que un borrador... ¡bah!, no es más que el borrador de un borrador. ¡Oh, Tiempo, Fuerza, Dinero y Paciencia!".
Moby-Dick, Herman Melville (1819-1891).

10 comentarios:

conde-duque dijo...

Si sólo escribes borradores no existes. Te lo digo yo, que de eso sé mucho...

Portorosa dijo...

Quién fuera capaz de escribir el borrador de ese borrador de un borrador.

Mabalot dijo...

Creo que en todo caso Melville no es tan literal como parece.. Creo que no es tanto borrador, como algo inacabado, sino como algo imperfecto, como inacabado, no cerrado. Vamos; El Moby Dick lo acabó, y con treinta años o así. Eso sí que desmoraliza. Toodos los fracasados pensamos en cervantes, que le salió el Quijote ya de mayor, pero con Melville es otro caso.
Tampoco se le hizo mucho caso a Melville. Se olvidó pronto y tuvo que trabajar cobrando impuestos en el puerto durante treinta años.

francisco aranguren dijo...

Creo que todo lo que hacemos son borradores, por más que el tiempo les de prestigio. Irse es siempre irse frustrado ¿no? porque nunca la realidad alcanza al deseo. Esto supuesto, he desechado el perfeccionismo. Prefiero expresarme sin el corsé de la calidad, expresarme (contradictoriamente, confusamente, con torpeza, con honestidad, con deficiencias, con precipitación, sin cuidado) mientras puedo hablar.

rythmduel dijo...

Me quedo con el ojalá de porto y con la reflexión de mabalot. Para el autor, la obra siempre tendrá un carácter imperfecto, no concluyente. Lo más difícil es ser consciente de las propias limitaciones "en caliente", en pleno proceso creativo; saberse desprender de un trabajo y darlo por finalizado es asimismo otra tarea ingrata y compleja. Pero nunca deberíamos renunciar a la búsqueda de un cierto nivel de excelencia, aunque en el camino reconozcamos nuestras incapacidades.

Un abrazo a todos.

Portorosa dijo...

Ya sabréis, e incluso puede que se haya dicho aquí, eso tan famoso que dijo no recuerdo quién: se publica para dejar de corregir.

Mabalot dijo...

No hay que darle muchas vueltas a esto, sobre todo porque es difícil entender algo y explicarlo, y porque a veces son cosas que tienen más que ver con el tipo de persona que uno es que con una estética concreta o una manera de resolver ciertos asuntos, un cuento, una novela, una tela...
Decía Melville que las grandes, las verdaderas construcciones, siempre dejan la techumbre a la posteridad. Claro; se refiere a cómo concibe él una novela, su novela, el arte. Un objeto artístico, no es que nunca se acaba por afán de perfeccionamiento, sino que debe permanecer en ese estado "asimétrico" que sería el paso o los pasos anteriores a su remate. La obra acabada, en la que no es posible ni quitar ni poner nada, porque es perfecta, no es la verdadera obra. Son pequeñas construcciones, perfectas, falsas.

Yo, mabalot, no entiendo nada. En estas cosas me guío por la nariz y por alguna lectura, y por lo que veo y gusto. No sé quién dijo que toda opinión es una grosería. Esa es la opinión de Melville de una forma de ver el mundo, el arte. Su grosería, que no me parece, la verdad, mal. Será porque es más tranquilizadora.

Chau.

Diarios de Rayuela dijo...

Creo que en el origen de muchos blogs está una consciente o inconsciente manera de "hacer dedos". Ir pergeñando apuntes que den idea de lo que quizás pudiera llegar a hacerse con tiempo, fuerza y paciencia (Melville dixit). Contra ese entusiasmo, a la sombra, siempre acecha la tentación bartlebyana, el "I would prefer not to", la de dejarlo estar, la de que no merece la pena.
Un abrazo.

Mabalot dijo...

Hacer dedos, pero no para uno, que es menos onanístico. Un blog es la herramienta perfecta para probar lo que uno hace, pues la medición es casi científica, y por ensayo y error, a trancas y barrancas va aprendiendo uno si pone algo de su parte.
Aunque un blog como medio de comunicación también, como una tertulia escrita. Por ejemplo, empleo este tipo de citas (recortes) para resaltar cosas que creo pueden ser útiles a los lectores de este blog, gente interesada en la literatura. Guiños, también, acicates para el debate, aunque sea difícil, que es como un debate partida de ajedrez.

Ya digo, Diarios, un Pombo virtual.
Un abrazo.

Portorosa dijo...

Pues sí. A todo.

Esto quita miedo, el miedo a ser leído y, por tanto, juzgado.