24/3/07

A la ciudad gominola

Si hiciese un agujero en mi habitación y tuviese ganas de escavar algún día acabaría llegando al otro extremo del planeta. A Japón, quizá sacase la cabeza por el norte. Nos vamos a Tokio, que está más a la altura del estrecho de Gibraltar, pero por los aires, haciendo escala en París, desde Vigo.

Pequeños androides soñadores recorren las calles de Tokyo a todas horas. Son totalmente inofensivos.
Veinte horas de trajín, entre una cosa y otra, o más. Es la segunda vez que voy. La razón; mi mujer, que tuvo la ocurrencia de nacer tan lejos y de vez en cuando quiere dejarse caer por allí, a ver que tal le va a sus paisanos. De paso me lleva a mi, aunque no puede dejarme muy suelto, porque uno es muy paleto.

La primera vez, al poco de llegar a la megaurbe, descubre uno que, además de paleto, es un analfabeto, no funcional, esa pijada, sino absoluto, total. Ese mundo está empapelado de mensajes publicitarios, lumínicos o no, pero todos encriptados, inaccesibles. Putos. Ya no puedo leer los papeles que me encuentro por la calle, los que reparten la publicidad pasan del gaijin, y el inglés apenas aparece escrito por ninguna parte. Y eso que los invadieron, los yanquis.

La ciudad gominola, en su apogeo nocturno. Millones de japoneses leen de noche en la cama, cada uno con su lámparita.

Nos espera la ciudad gominola: una ciudad irreal, el sueño (o la pesadilla) de un escritor de mangas o de ciencia ficción. El teatro Kabuki, el sumo y los haikus conviven con los báteres electrónicos, las pantallas gigantes callejeras y las modas y conductas más extrañas.

Esta vez me llevo la lección del idioma algo tocada, así que reconoceré alguna letra que me de una pista de si me estoy metiendo en el baño de señoras o de caballeros, si me voy a jalar un filete de cerdo o bacalao crudo.

Si todo va bien, si al piloto no le da una trombosis en pleno vuelo, ni al copiloto, ni al piloto automático, ni al piloto automático del piloto automático, y si los terroristas islámicos con plaza en este vuelo se quedan dormidos leyendo el Corán y fumando porros, llegaremos, espero, sin consecuencias mayores que un cansancio extremo y una fe transitoria en un más allá, a todas luces relacionada con eso tan misterioso que es separarse tantos kilómetros de suelo firme sin entender cómo carajo es posible.

Os dejo unos videos:
- Aquí, el tigre de Mongolia, el maradona del sumo; el gran Asashoryu.
- El teatro Kabuki; una maravilla, pero dura horas, tres o cuatro, y es a la hora de comer. Yo fui y cuando la sala se quedaba en silencio se escuchaban unos gorjeos funerarios que salían de mis entrañas.
- Shibuya; el hormiguero más famoso.
- Las autopistas japonesas, vistas desde una moto.
- Los Faemino y Cansado japoneses; el de la izquierda ahora es un director de cine de la leche, que recomiendo a todos; Takeshi Kitano.
- Y, para acabar, un paseo por Tokyo con Bill Murray, que en esta película hace de aburrido, o de existencialista de todo a cien, que es un poco lo mismo.


ESTE CHIRINGUITO VIRTUAL PERMANECERÁ CERRADO (creo) HASTA EL 9 ó 10 DE ABRIL, por ahí.

Chau.

63 comentarios:

M. dijo...

Jajajaja, fantástico, Mabalot. Fan-tás-ti-co. Japón!! O sea que la culpa de todo... la tiene Yoko Ono. Ojalá lo disfrutes. Te vamos a echar de menos.

(Y te voy a envidiar, largamente)

Unha aperta.

Portorosa dijo...

¡Anda, pero si tiene usted elementos exóticos en su vida, qué guay!
Estar casado con una japonesa, en otro sitios (por ejemplo, Japón, se me ocurre) es normal, pero aquí es algo espectacular...

Muy buen viaje. Que disfrutes mucho.
Un abrazo fuerte (por cierto, el post me ha gustado mucho, como casi todos).

Juan Domingo dijo...

Buen viaje, Mabalot. Y tranquilo, porque con todos estos vídeos que has dejado en la entrada, más que una despedida nos has regalado una guía de viaje. A disfrutar... (Y no te lamentes, que llevas intérprete). Otro abrazo.

Anónimo dijo...

Nos vemos. Sayonara.

Un abrazo, amigos.

M. dijo...

"Un fuerte terremoto, con una magnitud de 6,9 grados en la escala abierta de Richter, sacudió hoy una amplia zona costera de la provincia de Ishikawa (centro de Japón), donde causó un muerto, al menos 170 heridos y el desplome de 44 edificios, según fuentes oficiales. Casi simultáneamente, un terremoto de 7,2 grados en la escala abierta de Richter sacudía las islas de Vanuatu, en el Pacífico, según el Centro de Investigación Geológica de Estados Unidos, sin que se haya informado de víctimas ni daños. En Japón, a las 09.42 hora local, temblaron durante medio minuto los edificios de la región de Hokoriku, en la isla nipona de Honshu, debido al seísmo ocurrido a once kilómetros de profundidad en el Mar de Japón, que provocó la emisión de un aviso de 'tsunami' finalmente sin consecuencias e interrumpió el tráfico ferroviario y aéreo".

¿Estás bien, Mabalot?

¿Mabalot?

¡¡Arráncalo, por Dios, Carlos!!

Miguel Sanfeliu dijo...

Japón es un lugar que se me antoja fascinante. Uno de esos viajes que uno siempre desea emprender. Me encantaría conocerlo.
Lo del terremoto ha sido fuerte. Espero que esté bien y no haya sufrido daños la familia.
Un abrazo.

conde-duque dijo...

Vaya. Vuelvo de mi viaje y ya está Manuel metiéndonos miedo... ¿Pero el terremoto ha sido en Tokio? No me entero...
Como imagino (y espero) que Mabalot estará tan tranquilo atiborrándose a sushi para ir bien alimentado a las sesiones de Kabuki, tendríamos que hacer como los pesadísimos comentaristas del blog de Azúa, que continuaban el blog ellos solos aunque el anfitrión no estuviera. Pues eso. Manuel, ¿tú que opinas de Kurosawa, Kitano, Mizoguchi, Kawabata, Murakami o Tazinaki, por decir algo?

mabalot dijo...

Nada, no se que pasa con este caos de ordenador, no me entero, entre el pedo que tengo y el virus que se pasea a sus anchas jodiendotodo en esta maquina, no se como se comenta.
Donde esta la admiracion, prescindo de admiracion* estoy bien. Ni me entero de que hubo un terremoto. Acabo de llegar a tokyo. Doscientas horas en air france y tres de coche hasta la ciudad. Ceno, sushi, como no, y ya estoy pedo. Abro el ajuar a ver que dicen los de aqui y me entero que hubo un terremoto.
Si, pregunto y me dicen que ayer, no se donde, lejos de tokyo. 1 muerto y fotografias catastroficas en primera plana. Unas casas derruidas como si tumbara encima un perro gigante.
Y hablando de gigantes* los japoneses, o la tradicion japo, dice que ellos viven sobre los lomos de un gigante, animal, algo mitologico, y ese se despoierta cada setenta a;os. espero que no se despierte cuando me toca a mi estar aqui.
Algo ya hubo. Pero el tema de los terremotos es habitual aqui, ni da para tema de conversacion.
Es como lo de las cosnpiraciones terroristas alla...
Bueno, me voy a dormir al suelo, tatami, que despues de probar el asiento de avion me va a saber a gloria.
Aqui son las once de la noche.

Saludos.
(perdonar las tildes, en este teclado las letras romanas estan discriminadas...)

Mabalot

M. dijo...

Mi blanda noción de la cultura oriental se reduce a Pai Mei, Hattori Hanzo y el Chino Cudeiro.

O sea.

M. dijo...

Mabalot, ya respiramos: gracias a Dios. Un abrazo.

Lara dijo...

¡Estoy flipando con vosotros!

conde-duque dijo...

Mabalot, espero que todo vaya bien por esos continentes inhóspitos... No bebas tanbto saque, que el suegro está acostumbrado pero tú eres más de orujo.
En mi blog te espera una tarea. Como decía la Gemio: hay una carta para ti.

M. dijo...

Siempre soñé con este momento. Estar aquí, solo, paseándome por una casa vacía: abriendo los cajones mientras el dueño se despierta en braguitas en la habitación de un hotel, y amanece en Tokio y llega Bill Murray a la ciudad.

De pequeño imaginé, tan poco original, que un holocausto nuclear se llevaba a todos por delante... menos las tiendas. Y entraba en las chuches, en las hamburgueserías, en las tiendas de los juegos, en las de ropa, en los cines. Pues algo así es escribir aquí ahora. No está Mabalot, se puede hacer de todo. Ya lo dijo Dostoievski: "Si Dios no existe, está todo permitido".

Dos apuntes estúpidos (mediada ya una botella de vino, tinto).

Nunca perdonaré a Sabina que hubiera escrito este verso: "Al asesino de la cola de cine, El Padrino II le ha decepcionado". No he conocido a nadie, a nadie en su sano y recto juicio, al que le haya decepcionado El Padrino II. Probablemente no vaya a amar nunca a nadie como amo El Padrino y El Padrino II. Las interpretaciones de Brando, de Pacino...: eso hay que vivirlo desde dentro, estremecerse y luego, si uno es hombre, llorar en silencio.

Otro apunte (prometí dos): la más bella y estremecedora declaración de amor que yo he leído en mi vida corresponde a Primo Levi. Cuando estoy borracho y la leo (y siempre procuro leerla cuando estoy borracho, y si salgo de casa me la llevo apuntada en un papelito por si me emborracho), también lloro.

La frase es ésta: "Auschwitz se tragó a un millón de seres humanos y a una mujer que yo llevaba en el corazón".

PD: "Auschwitz se tragó a un millón de seres humanos y a una mujer que yo llevaba en el corazón".

PD2: Mabalot, un actor en decadencia que ha venido a rodar un anuncio pregunta por ti en la puerta del hotel.

PD3: ¡Llore como un hombre, carajo!

PD4: "Auschwitz se tragó a un millón de seres humanos y a una mujer que yo llevaba en el corazón".

M. dijo...

Breve obra de teatro que se me va a ir ocurriendo mientras la escribo, en un derroche de talento.

(Tos. El personaje entra, mira a su alrededor. Abre otra botella. Pega un trago)

Personaje: ¿Y bien?
Eco: ¿Quién eres tú?
Personaje: ¿Quién eres tú?
Eco: ¿Y bien?

(Carraspeo. Un trago. El personaje sale de escena. Llega Bill Murray)

Murray: ¿Mabalot?
Mabalot (su voz): Eco
Murray: ¿Eco?
Mabalot (su voz): ¿Eco?
Murray: ¿Scarlett?
Mabalot (su voz): No, Melania.
Murray: ¿Eco?
Mabalot (su voz): No, Melania.

(Sale Murray de escena. Entra Sabina)

Sabina (apretando el cilicio): No volveré a escribir nada malo sobre El Padrino II.
Eco: No volveré a escribir nada malo sobre El Padrino II
Sabina (desconcertado): ¿Cómo?
Eco: No, Melania.

FIN

Lara dijo...

Increíble.
Gracias por avisarme de que había fiesta. No estoy en un hotel ni tengo a mano media botella de vino, ni siquiera nada para fumar(y me han dado ganas de las tres cosas), pero estoy en una cama dentro de una casa dentro de un jardín en medio de la sierra de aquí en medio, y se suponía que iba a dormirme y llegas tú y yo me olvido de la horizontalidad total y etc, y me pongo a transcribir la página 139 del libro que me estoy leyendo, y visito lo de Mabalot, y me parto el culo con tu borrachera lúcida... En fin. No, Melania, no.
O sí. Es como si hubiera bajado al bar a tomarme un chupito de tequila.

conde-duque dijo...

Por la mañana temprano. Llego a Casa Mabalot para regarle las plantas y me encuentro a varios borrachos dormidos en el suelo, rodeados de botellas y papeles. Huele a tigre. Voy a abrir las ventanas, para que se airee esto un poco...
-¡A ver, todos en pie, que ha llegado Rovachol!
Abren los ojillos, protestan y se tapan la cabeza con los almohadones.
-Escuchad. Me ha llegado un telegrama de Mabalot. Dice así: "Hola. Stop. No queda nadie en Hiroshima. Stop. Se han olvidado de apagar la luz del sol. Stop. Qué rico está este saque. Hip."
Nadie me responde. Algunos roncan como fieras (debe de ser Jabois, porque Lara es una dama; borracha, pero dama).
-Pues nada. Ya que veo que habéis okupado este blog, me quedaré con vosotros...
Jabois ronca como un campeón. Lara se acurruca con su oso de peluche.
Enciendo la tele y sale Pepiño Blanco. La apago.

M. dijo...

Acabo de pasearme por el casco viejo de la ciudad. Apenas me he ido para cama. Y al pasar por delante de una zapatería he visto una escena conmovedora: un señor de unos cincuenta años se prueba unos zapatos nuevos, y hunde la cabeza en sus manos. Parece profundamente triste. He visto, por fin, al hombre que nunca le sentaban bien unos zapatos. Mi siguiente obra de teatro se titula: ‘El hombre al que nunca le sentaban bien unos zapatos’.

EL HOMBRE AL QUE NUNCA
LE SENTABAN BIEN UNOS ZAPATOS

1.

(Interior de una zapatería. Un hombre arreglado, de unos cincuenta años o más, se pasea levantando pares de zapatos. Golpea sus suelas con los nudillos como si estuviese llamando a las puertas del infierno. Los acaricia, y de su interior sale de repente un dependiente con turbante).

Dependiente con turbante: ¿Y bien?

Hombre: ¿Quién es usted?

Dependiente con turbante: El dependiente.

Hombre: A lo mejor me podría ayudar. No encuentro unos zapatos a medida.

(Al hombre le tiembla el labio)

Dependiente (ya sin turbante): No se preocupe. Ha llegado al lugar adecuado. Esta es una tienda de zapatos a medida. A ver, ¿qué calza usted?

Hombre: Un número normalito, el 42.

Dependiente (de nuevo con turbante, y ahora una esmeralda incrustada): Perfecto. Por lo tanto está usted en la tienda de zapatos a medida del número 42

Hombre (secándose las pocas lágrimas): Pero eso es fantástico.

Dependiente (desnudo, sólo con turbante): Lo es

Hombre: ¿Puedo elegir?

Dependiente (normal, sin turbante): Desde luego.

Hombre: Me gustan ésos (señala un par de zapatos de boda)

Dependiente: ¿Se va a casar usted?

Honbre (contrariado): Me gustan ésos, he dicho. Poco importa para qué los quiero.

Dependiente (del que intuimos, por un oscuro motivo, que se llama Vicente): Claro que importa. Si se los va a poner en las orejas, de nada le valdrá. Los quiere para los pies, supongo. Y yo necesito saber si van a ser para una boda, porque no sé si sabe usted que en el tránsito civil de soltero a casado el pie pierde dos números.

Hombre (desesperado): No, no son para una boda.

Dependiente (vestido de farales): En ese caso me parece a mí que no tendrá usted problema. Esta es una tienda especializada en zapatos de número 42 recomendados para solteros, a pesar de que tengamos algún excedente de bodas.

Hombre (ansioso): ¿Me los puedo probar?

Dependiente: Faltaría más.

(El hombre se acerca con devoción religiosa al par de zapatos)

Dependiente: ¡No los acaricie! Si lo hace, tendré que repartir la comisión.

Hombre (da un respingo): No lo haré.

(El hombre se descalza. Coge sus nuevos zapatos, e intenta ponérselos. Pelea con ellos cinco, diez minutos. En la lucha pierde la camisa, y acaba despeinado, sudado y con un aspecto horrible. Le está temblando de nuevo el labio)

Dependiente (contrariado, sospecha de algo): ¿Me puede decir cómo se llama?

Hombre (cabizbajo, musitando): El hombre al que nunca le sentaban bien unos zapatos.

Dependiente (indignado, elevando los brazos al cielo): ¡¡Válgame!!

(El hombre mira a la cámara, o al público. Y hunde lentamente la cabeza entre sus manos, y rompe a llorar horriblemente. Fuera, en el escaparate, un tipo con aspecto de no haber ido para cama, le observa)

FIN

Lara dijo...

A pesar de que ha cesado el viento en esta parte de las montañas, aún escucho ruidos raros ahí fuera, en el jardín. No acierto a ver si es de día o de noche, porque lo ocurrido en Hiroshima siempre afecta al resto del mundo. La cabeza no me duele pero tengo los labios pringados de vino. Es raro, porque creí que no era vino dulce lo que me daban, sino vino blanco, y sin embargo tengo los labios como untados de caramelo. Los estiro para reírme y noto el tacto de la uva pasa caramelizada. Me gusta. Los ruidos siguen. Es como si alguien hubiera encendido la tele en medio del jardín. Me extraña, porque no hay enchufe, pero sigo atenta. Son murmullos de gente que está nerviosa y alocada, como en las vísperas del carnaval, y parecen niños pequeños con grandes cuerpos. Decido sacar la cabeza entre los barrotes, con las rodillas aún en la cama. En medio de la oscuridad, al fondo las montañas perfilando el cielo extrañísimo, como japonés, veo a tres personajes: una especie de hombre vagabundeante vestido con harapos relucientes, tan relucientes como su calva reluciente, intenta mantener el equilibrio en medio del césped sin cortar, sobre unos zapatos blancos de tacón alto y fino. Puedo notar el dolor de sus juanetes dentro de los zapatos de boda, pero la sonrisa del tipo no mengua. Está feliz de la vida. A su lado, un hombre con los ojos vueltos del revés, como si hiciera siglos que no durmiese, pero con un aspecto opiáceo que da gusto, de paz y alevosía, observa al vagabundo de los zapatos de boda con aire paternal, y de vez en cuando le da palmaditas en la espalda, como diciendo: bien, chico, bien, te acompaño en el sentimiento. La otra figura es más acorde con el paisaje: el loro Laverdure revolotea histérico alrededor de los otros dos. Desde el fondo, más allá del valle, se escucha la voz de Quenau llamando a su loro, pero el loro pasa de él. A mí no me hacen caso ninguno de los tres, pero entiendo que si han venido a mi jardín desde tan lejos es por algo, así que decido ponerme la bufanda y las botas de montaña y salgo al jardín con ellos. No les queda vino ni a mí tampoco. Las estrellas empiezan su baile de todas las noches, y el tipo que no duerme y yo conseguimos desenterrar las puntas de los tacones de boda y tumbar al hombre de los zapatos blancos en la hierba, junto a nosotros. Los tres miramos al cielo y sonreímos mucho. Al loro Laverdure lo mandamos a pillar hachís, y se va obediente, obviando los gritos lejanos de Quenau. El que no duerme me dice algo así de un Conde y Duque a la vez, algo como que a lo mejor viene a despertarnos, pero decidimos no tener ningún tipo de esperanza y seguimos mirando las estrellas tan felizmente.

¿FIN?

M. dijo...

¿FIN?

Nunca

conde-duque dijo...

Llego con el hachís en el pico pero nadie me abre la puerta del jardín. No fue difícil contactar con Mojamé, en una esquina del monasterio. Aquí traigo 50 euros de golosina para los niños y las niñas...
Me cuelo por la reja y me poso en un árbol. El señor de los zapatos tristes no quiere volver a ser un pez, pero fumar no es eso, señor, a veces es otra cosa, le digo.
Cuatro millones de chinos invaden el jardín, pero es sólo el sueño del que observa los escaparates de las tiendas. Se despierta y nos ve a todos riendo. Habíamos escuchado su sueño:
-¡Quiero ser ciempiés y robarle todos los zapatos a tu hermana! -gritaba histérico.
Se empezó a reír también, más por disimulo que por gusto. Nos reímos todos un buen rato en el jardín.
-Esta estepa rusa es muy fría, doña Zhivaga. Denos un polvorón para amasar la noche. Que se nos seque la garganta como Dios dispone.
Miré al pájaro en el espejo y vi a la virgen de la Peregrina, con sus alas extendidas sobre El Escorial.

Portorosa dijo...

¡Bravo, bra-vó!

Anónimo dijo...

M, Conde, Lara, y Porto, desde el inhospito oriente os saludo.

Amigos, reconforta saber que esta casa, vuestra casa, sigue estando habitada por los amigos. No tengo mucho tiempo pero no puedo dejar de leeros. Agradezco a Buda, tan omnipresente por estos lares, haberos conocido. Gracias por los regalos, son una gozada.

Conde, tu eres el encargado de las plantas, de regarlas y prenderles el foco vitaminico. Pero no os las fumeis todas, que os veo ヴぇに venir. M, tu te encargaras del suministro de alcohol, y de escribir esas maravillas dialogadas que entretengan a los dioses. Lara, tu nombre y tus labios untandos de caramelo ya nos peturban las mariposas del estomago. Pareces un personaje inventado, desde tus montanhas.

Aqui, en este lejano oriente, va a ser verdad que es lejano, los dias corren como la polvora. Me estoy acostumbrando a esos ojos rasgados de parpados prominentes, hasta el punto de que cuando, muy de vez en cuando, veo a un occidental, creo estar viendo a un tipo raro, antiestetico, y no os digo nada cuando me miro en el espejo, al afeitarme.

Tokio es la que es:un espanto de escalextris amordazando los rascacielos con mil vueltas y cruces. Los japoneses son silenciosos y timidos. Mi voz resuena en el metro como la de un cantante afonico de opera. El otro dia, tienes razon, conde, me sento mal el saque, pero porqiue era coreano, que tiene 35 por ciento de alcohol y se bebe literalmente como agua, solo le delata un leve aroma a cruce de hierbas no del todo inofensivas. El sake japones es mas ligero y se toma caliente, y mas parece un remedio contra el catarro que una bebida alcoholica. No hay peligro.
El lunes vamos a KYoto, que es el Santiago op Salamanca de alli, y es lo que mas ganas tengo de ver. Pimtura china y japonesa, una maravilla, en el museo nacional. Las katanas, para segar cabezas, otra maravilla.

Ayer fui a un balneario tipico japones; todos en pelotas, con una toalla blanca peque;a para los pudorosos, metiendo las carnes en agua hirviendo y sudando. Uno esperaba que de un momento a otro alguien con aspecto de hombre de negocios turbios se me acercase y me propusiese, no os asusteis, el contrabando de cafe, o de peliculas de dibujos animados de doraemon. Algo que me saque de las entretelas de la pobreza. La vista desde el tonel de madera lleno de agua que me toco era fenomenal: montanhas y bosques, porque uno camoinaba en pelotas a la intemperie, con el frio que soplaba.

La imagen de ayer: el monte Fuji. Impresionante, un gigante, rascando el cenit del cielo con esas punta nevada, y dejando a la altura de las cachas las nucbes remolonas que pastaban como vaquitas por sus laderas.Es la segunda deidad aqui; la primera es un arbol, que esta ahora en su apogeo, el Sakura, o cerezo. esta por todas partes, cargadito de flores blancas que pronto se largaran hasta el anho que viene. Uno se pregunta; como unos seres tan sensibles a las bellezas de un arbol construyeron una ciudad tan poco dotada elementos que la acerquen a la naturaleza. Misterio.

Por cierto, las afueras y las aldeas de por aqui tiene cierto parecido al Pais Vasco, incluso en lo feo, en la compenetracion tan horripilante entre naturaleza y necesaria caca industrial.

Hoy todsa la familia vamos a sentarnos bajo el Sakura a comer y beber. A mi me toca hacer paella, yo, que no tengo ni puta idea. Precisamente entraba en internet a buscar ayuda.

Un fuerte abrazo.
Mabalot

Anónimo dijo...

Ah, el meme. Bonito recado, pagina 139, segundo parrafo. Tengo dos libros conmigo. Uno no tiene 139 paginas, es Historias y relatos de Walter Benjamin, y lo leo en el metro cuando voy solo. Los japos, curiosos, echan un vistazo a las tapas. Estaria bien leer a Cunqueiro aqui, en el metro de tokyo. Perono me lo traje.

El otro es Moby Dick, un tocho maravilloso, pocos tochos maravillosos hay, que me acompanha cuando todos duermen y yo me quedo con los ojos abiertos, oyendo a los cuervos gritarse unos a otros histericos como en una pesadilla de Poe.

"Asi era, pues, la persona que estaba sentada en el yugo cuando segui al capitan Peleg hasta la cabina. El espacio entre las cubiertas era pequenho; y alli, muy erguido y tieso, estaba sentado el viejo Bildad, quien siempre se sentaba asi, nunca inclinado, y esto era para no gastar..."

Melville es un grande muy grande. Bentio Cereno Y Bartbely me parecen obras maestras acojinantes, o acojonantes, como querais, o como guste el teclado que es el due;nho de mis palabras.

Un saludo.
Si leen este comentario, paso el meme este a Lugrumante, que actualice ostia, al se;or Busoni, al que aprovecho para saludar, y a La luz Tenue.
Ojala llegue a sus oidos el tema.

(Y, una vez mas, siento la chapuza esta de ls acentos. Una cosa es que se le pasen a uno y otra es no poder empitonar las letras con la sa;a habitual)
Mabalot

conde-duque dijo...

GENIAL, Mabalot. Pero GENIAL GENIAL. No tengo adjetivos ni sustantivos de alabanza suficiente...
Eso de que el anfitrión nos pille en mitad de la fiestuqui, nos salude y se vuelva a su Lejano Oriente, está muy bien.
Aquí seguiremos.

Lara dijo...

¡El casero nos deja seguir con la fiesta, entonces!
¡Y encima nos cuenta cosas para que aprendamos y nos alimentemos la inconsciencia!
Este antro con cuartos de baño de palacio me parece uno de los mejores clubs que he conocido.
Literatura y carcajadas es una combinación fantástica y difícil.
Tengo que decir que ahora la que me voy soy yo, no tan lejísimos, a Praga sólo, pero interrumpir la fiesta por diez días ahora que empezábamos a reconocernos las siluetas en la oscuridad...

Quiero dejaros un recado, una invitación y una propuesta: los de los memis o momos (Momo, qué personaje) o como se llamen me ha parecido genial. No he pasado la bola en mi casita porque con tanta risa y tanta fiesta y tanto trabajo no voy a tener tiempo, pero resulta que nosotros (los del lado de allá, yo aquí soy una intrusa), tenemos un blog comunitario precisamente para eso. Un blog donde colgamos cosas que nos estamos leyendo, una vez cada uno en un orden anárquico, párrafos pequeños de un libro que nos entusiasma o poemas que nos vienen jodiendo la vida desde hace tiempo. Es nuestra forma de recomendarnos y compartir lecturas. Se llama Las Playas de Siberia y les conmino a todos los fiesteros de Oriente que lo visiten, que lo husmeen, y que si alguno quiere participar, me lo haga saber.
www.lasplayasdesiberia.blogspot.com

Nos veremos a la vuelta. Tengan cuidado con el camarero con pajarita que creo que es un espía. Me llevo el hachís, por cierto. Sorry. ¡Salud!

M. dijo...

EL HOMBRE QUE NO TENIA ADJETIVOS NI SUSTANTIVOS DE ALABANZA SUFICIENTE

Acto I. Sección primera. Audiencia Nacional.

(Conde-Duque delante de un teclado. Eleva las manos, como preparándose para tocar el piano, y se le encrespan los pelos. De pronto baja las manos baja con violencia para aporrear un adjetivo o un sustantivo de alabanza suficiente, pero al rozar apenas el tacto del teclado se le quedan congeladas, sobrevolando a un centímetro el adjetiivo o el sustantivo de alabaza suficiente. Entran Lara Moreno, seda pura, y Portorosa, inteligencia viva. Tambaleándose, por supuesto. Conde los mira con reprobación, y le pega un trago al coleto. Conde es Beethoven, y los otros lo respetan. Pero saben que tiene un problema. Lleva cinco días delante del piano de palabras sin hallar nada).

Lara: ¡Dios!
Portorosa: No me lo puedo creer.
Conde-Duque: Pues sí.
Lara: Pero...
Portorosa: ¡Leches, alcalde lo que nos echen!
Lara: Respondió la población
con una gran ovación.

(Juntos se disponen a hallar un adjetivo o sustantivo de alabanza suficiente)

FIN DEL PRIMER ACTO

Acto 2.

(Los tres, fatigados, duermen sobre el teclado. Es un teclado grande, enorme: Larita se acurruca sobre la E; Conde ha elegido la Ñ en recuerdo a Mabalot, tan alejado de ella; y Portorosa duerme sobre su verde G gallega. Cuando se despiertan han pasado ya varios días, y el adjetivo o sustantivo de alabanza suficiente todavía estaba allí. Las plantas se marchitan. Los tres han dejado una letra libre con premeditaciòn, y la miran de vez en cuando expectantes, como si esperasen algo. La M se agita levemente).

FIN DEL SEGUNDO ACTO

(Descanso para palomitas y pitillitos)

M. dijo...

Praga, eh?

Sigues nuestra fiel senda. Estás entrando en el círculo (gira el dedo a su alrededor, y se marea).

Buen viaje.

conde-duque dijo...

LA BÚSQUEDA DEL ADJETIVO
Conde-Duque, con boina en la cabeza, coge un papel de fumar y el tabaco de liar. Se cree Josep Pla.
Empieza a liarse el cigarrillo. Mira hacia el techo. Sigue liándolo, a ver si llega el adjetivo.
De pronto, suena la puerta.
-Toc. toc.
-¿Quién es?
-Soy un adjetivo.
-¿Calificativo o especificativo?
-Calificativo.
-¿De alabanza o de vituperio?
-De alabanza.
-Pues entonces pase usted. Lo contrato. ¿Cómo se llama?
-No me acuerdo.
Conde-Duque ve que el cigarrillo se le ha apagado.
Aparece Pla en escena y hace el pino puente.
-¡Pla! ¡Pla! ¡Pla! -grita la gente.

Lara dijo...

Y dicen por ahí que el adjetivo mata, así que ahora podemos hacer un teatro-novela negra-o.

Portorosa dijo...

Tres cosas maravillosas:

Mabalot escribiéndonos desde Japón, con sus ojos como platos, contándonos cosas exóticas e interesantes (o, mejor aún: Mabalot escribiéndonos desde su casa de Pontevedra haciéndonos creer a todos que está en Japón, contándonos cosas que lee en una enciclopedia que tenían sus padres, ya un poquito desfasada).

Descubrir que somos ¡orientales! Para Larita somos orientales. ¡Hay que joderse...! Eso rompe todos mis esquemas geográficos y sociales.

Ser un papel en la obra de teatro de un pontevedrés, en la que se glosan las desventuras de un emigrante cazador frustrado de adjetivos.

Son las tres un placer. Besos y abrazos.

M. dijo...

¿Sabeis que hay después del infierno?

M. dijo...

La primafera.

Portorosa dijo...

Para demostrar que mis halagos, cuando los hay, son sinceros, he de decirle a Manuel que el chiste es malísimo.

Un abrazo, Manuel et alter.

Anónimo dijo...

Buenas, aqui desde la enciclopedia desfasada, colegas. Letra K, de Kyoto.

Todo bien por occidente, espero. Contadme si hay un golpe de estado mientras camino por estas tierras salvajes.

No leo un periodico desde hace una semana. Lo ultimo que lei, por cierto, no estaba tan mal+ era el articulo de nuestro bienquerido Manuel, alias, el marques de Tierraredonda.

Un saludo a toda la aristocracia, y al pueblo que la mantiene.

Mabalot

M. dijo...

Conque malo, eh?

¿Sabeis qué le dice un Jaguar a otro Jaguar?

M. dijo...

Jaguaryu?

Portorosa dijo...

¡Dios mío, yo creía que el anterior era el peor del mundo, y mira...!

Apertas.

Y abrazos a Kyoto. Por cierto, ¿que sea Tokyo al revés significa algo?; o, mejor dicho, ¿sus significados tienen algo que ver? (Supongo que la pregunta es una verdadera gilipollez, pero para una vez que la puedo hacer...).

Anónimo dijo...

Conho, me pilla con el paso cambiado, Porto. Aqui todos los nombres significan algo, menos el mio, que es el de un extranjero y solo atendemos al sonido para que nmos empaqueten uno u otro nombre. No tengo ni idea de que significa Kyoto ni Tokyo, aunque sus letras son un laberinto y eso bien puede significar la de dios.

Una curiosidad, el apellido de mi senhora significa literalmente "puente grande". Mira tu si es grande el puente ese que llega a tierras de cocido y lacon con grelos.

Por cietto, se echa de menos una comida pesada, de esas de tumbarse en el sofa despues de comer a ver una de vaqueros, un guiso de esos de la abuela.

Si, pasa una nativa por aqui y me informa que, efectivamente, Kyoto y Tokyo componen sus nombres de lo siguiente; Kyo es ciudad y To este, y Tokyo es entonces la ciudad (la capital) que se fue al este。Antes Kyoto era la capital, como aqui Valladolid en los tiempos de maricasta;a.
Parece un poco broma pero no lo es.

Estoy otra vez en la ciudad gominola, al "este", que se vera desde Marte con tanto cartel publicitario a prueba de cegatos.

Kyoto era, si, un Santiago, algo mas grande, bueno, bastante mas grande, que en vez de catolica se metio a budista. En lugar de curas vestidos de negro caminan mucho rapados con una funda que parece de mecanico, pero impoluta. Llevan unas chanclas de madera y no parecen peligrosos.

Si me diesen a elegir, de tener que creer en algo, casi me quedaria con este Buda, un tipo nada dramnatico y bienhumorado. Ni sangre ni tormentos. Sentado como un jipi nos mira a los fieles e infieles con los ojillos estrechos y sonrientes, como si se hubiera fumado algo y estuviese escarallandose por dentro. Laa capillas budistas son mas acogedoras que las frias moles catolicas. Un tatami, es decir, el suelo de una capa de bambu, sobre el que nos sentamos de rodillas descalzos, olor a incienso y un canto de varios monjes de espaldas a nosotros en los que nadie entiende nada, ni yo ni el japones. Una especie de canto gregoriano punki y atonal, con los conocidos gongs arritmicos pero armoniosos.

Habia una "monja" budista que salio por una esquina mientras orabamos unos cuantos esparcidos por el suelo, incluidas unas punkarras japonesas con bebe y unos cuantos viejos, que me parecio de una belleza para cagarse por la pata. Una religion como esta, que integra miembros de hermosura tan terrenal, comparese con las monjas catolicas (dios mio) o con los bultos de ropa islamicos, se ve que no va a ser la perdicion de nadie.

Os dejo por hoy. Manuel, ayer sin tiempo, me referia a que el domingo que me largue, mietras esperaba el avion en Vigo, cayo en mis manos el Diario y alli estabas. Como lectura de despedida no estaba mal, quise decir. Si me hubiese muerto en las estepas siberianas, despues de probar los cadaveres de varios franceses (puag)me hubiese ido al otro mundo despues de probar esas ultima cena.

No echo de menos los periodicos, me estoy quitando, mientras dure esto, pero si se echa de menos estas tertulias, que como veis no puedo dejar del todo, aunque no es tertulia, es mas bien mi rollo sobre la Nipponia y los chistes malos de Manuel, y las teorias de Porto y de los otros, Conde, Lara, que estaran semaneando lo santo por donde puedan o quieran.

Unha aperta.

Mabalot

M. dijo...

Entra un gangoso en una tienda de deportes buscando unos tenis, y le dice el dependiente:
-¿Puma?
-Ven-ga ese pi-tillo!

Portorosa dijo...

Gracias, Mabalot.
Me das envidia, me encantaría ir a Japón.

M., eres un filón...

conde-duque dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
conde-duque dijo...

Mea culpa. Creo que mi mayor error fue decirle a Manuel que tenía mucha gracia. Pido clemencia a los dioses, que me asistan los monjes budistas, no sabía lo que decía.
Desde aquel fatídico momento, un anónimo se dedicó a endiñarnos chistes malos a diario. Firmaba como M.

Mabalot, tus crónicas niponas son geniales (sirva este adjetivo de alabanza...). He visto a esa monja budista y la verdad es que estaba buenísima. Para raparse y quedarse allí a su vera, bajo su mantón naranja desvaído, orando entre gongs y sushis, como un pequeño saltamontes... (Y digo yo: ¿Cómo tendrán los pezones las monjas budistas? ¿Huelen a gel de La Toja? ¿Se afeitan los sobacos?)
No sé si es que estoy un poco espeso, pero no he entendido la explicación sobre Kioto y Tokio nola he entendido.
Un saludo a todos.

M. dijo...

acabo de flipar con ésto que me encontré de ayer en Efe: ¡ya estamos en la pomadita, chicos!

GENTE.- KEITH RICHARDS SE ESNIFÓ HASTA A SU PADRE EN CASA MABALOT
----------------------------------------
 486 palabras
 03/04/2007 21:15



GENTE
KEITH RICHARDS SE ESNIFÓ HASTA A SU PADRE EN CASA MABALOT
Londres, 3 abr (EFE).- Después de partirse la crisma por una caída en las islas Fiyi el año pasado, el guitarrista de los Rolling Stones Keith Richards, de 63 años, escribe otra página en su particular leyenda al asegurar que se esnifó las cenizas de su padre durante la histórica juerga gominola en Casa Mabalot iniciada cuando el conocido blogger gallego partió hacia Japón, y todavía inconclusa (http://camabarca.blogspot.com/2007/03/la-ciudad-gominola.html).

"¿La cosa más rara que he intentado esnifar? Mi padre. Me esnifé a mi padre. Estaba con Larita, Porto, Conde, M. y esa gente, en aquella jodida fiesta gominola que se montó en Casa Mabalot", confiesa el rockero en una entrevista que publica este miércoles la revista británica de música juvenil NME y en la que Richards aborda su relación con las drogas.

"Él fue incinerado y no pude resistir hacerme un tirito (dosis para esnifar) con él. Los demás no le dieron mucha importancia: estaban todos pedo, ¡cómo iban a estar! Y a mi padre no le habría molestado, no le importaba una mierda, lo que no sé es qué dirá Mabalot cuando llegue a su casa y vea los restos del viejo por la alfombra", añade el rockero británico, quien también relata la que él considera su peor experiencia con las drogas.

"Fue cuando alguien me puso estricnina en mi droga. Ocurrió también en la puta Casa Mabalot. Estaba en muy mal estado, pero consciente. Podía escuchar a Portorosa y éstos cómo me decían, señalándome: 'Está muerto, está muerto', pero yo pensaba: 'No estoy muerto, mecago en Cunqueiro", explica.

Richards afirma sentirse disgustado por haber salido de la lista de personajes con más posibilidades de morirse en los próximos diez años y, desafiante, asegura haber asistido al funeral de un médico que le pronosticó seis meses de vida. “Morirán todos, y dentro de cien años sólo se hablará de la fiesta gominola en Casa Mabalot”, sentencia.

"Los obituarios me interesan estos días. No creo en los doctores. No hace falta decir que hay algunos buenos, pero en términos generales no, no los creería en absoluto", apunta, para luego dejar caer que tiene “muchos” años, “probablemente más que lo pudiera tener ahora mi padre”, fallecido en 2002.

M. dijo...

SOY gracioso, y para demostrarlo voy a contaros el chiste más absolutamente divertido del mundo.

¿Sabeis por qué las películas de Charlot son mudas?
Porque el director le decía: “No charles, Chaplin”

Lo sé.

Estáis flipando.

M. dijo...

Había una vez un chiste tan, pero tantísimamente malo que le pegaba a los chistes más pequeños.

M. dijo...

Había una vez un tipo tan negativo, tan negativo que un día se desmayó y en lugar de volver en sí volvió en NO.

Y para acabar, mi preferido de todos los tiempos (después del de Chaplin): “Había una vez una ollita que no quería ser olla, y las otras ollas le insistieron y la presionaron tanto para que lo fuera, hasta que se volvió una olla a presión”

Y ya paro. No insistàis. Mis intervenciones en esta sagrada farra se limitaràn a meros apuntes al natural o piezas teatrales de dudosa moral. Y de vez en cuando me dejaré caer de la silla, y dormiré brevemente.

Por cierto: NO ronco.

Alexandrós dijo...

Bueno. Yo sólo quiero darte la bienvenida.
Un saludo y ya contarás

conde-duque dijo...

Alexandrós, la bienvenida a dónde... Déjate, que tenemos Casa Mabalot para nosotros solos.
Sigue el ejemplo de M., que habla él solo hasta con las paredes. Lo de Keitj Richards ha estado muy bien, pero los chistes mejor déjaselos a Chiquito.
Mañana prometo seguirte la corriente. Ahora estoy muy cansado, muy muy cansado...
Buenas noches.

Anónimo dijo...

Ja,jajajajajajajajajajajajajaj........... me estoy descojonando, y no solo es el condenado saque...

Estoy malo, hasta los chistes de Manuel me hicieron gracia, y mucha. La cronica de Keith Richards es antologica. Manuel, conho, este conho portugues, con esta y la cronica del supermercado has tocado techo en lo que a descojonamientos mabalot se refiere.

Manhana tengo boda, pero no me "recaso" yo, sino la hermana de mi mujer. Con un japones responsable, y que estudio hasta espanhol, aunque no se acuerda de nada.

El domingo, si Buda quiere y los aviones tambien, volvemos a casa. CASA. Mi CASA.

Al bajar del avion en Peinador besare el suelo, como el Papa, aunque este lleno de aceite o de compresas de azafatas. Echo de menos tanto un banho que no se enchufe, un vater corrientucho, que no te haga sudar las nalgas mientras obras, que no te amenace con un chorro en el centro de la diana, que no te toque las pelotas (metaforicamente) con sus botones y lucecitas. Bueno, en fin, el paleto lamenta largarse pero por otra parte vuelvo a mi caos y el caos de cada uno abriga, como lo cursi, que decia Ramon.

Y seguir hablando con las paredes, que yo me troncho.

Hasta el proximo dia, hedmanos.

Mabalot

conde-duque dijo...

Aguanta, Mabalot, que ya te queda poco para volver a disfrutar de los váteres hispánicos...
Espero que cuando estés en casita nos hagas una crónica más detallada de tus aventuras niponas, de sus costumbres, etc.
¿Es cierto que las novias se casan de negro, o eso es en otro sitio? Como homenaje estoy viendo "Vivir", de Kurosawa. Es genial...

Di que sí: Manuel tiene que ahondar más en la senda de la comedia, que la borda, aunque siga tocando otros palos, claro.

Un saludo.

Portorosa dijo...

¡A lo mejor en Oriente los chistes de Manuel son buenos...! O es que el sake le está pasando factura a Mabalot.

Ahora bien, los que sí tienen gracia son los de Efe; aprende, M., aprende, chaval.

"Vivir" es genial; y lo más genial es que es una película de culto, y para cultos, y para cinéfilos, y japonesa y profunda, y va y es entretenida, y uno la acaba de ver y le ha gustado, y experimenta un subidón terrible, fruto de creerse que POR FIN es guay.

Yo nunca lo he escrito (ni usado, claro, faltaría más), pero siempre me imagino váter con b, no sé por qué.

Y también me pregunto yo por qué le da la bienvenida Alexandrós. ¿Estás en Japón, Alexandrós?

Un abrazo a todos. Y comedimiento, ¿eh?, que es Viernes Santo, hombre.

Anónimo dijo...

Vater con b, si senhor. Me gusta bater, asi, con v, aunque creo que es con v. Yo tambien siempre me imagino los vateres con b. Sera un defecto congenito del gallego.

VIVIR, de Kurosawa; la echaron en la tele?? Es una maravilla. Y muy triste. Como la vida misma!!, me dira alguien entre el publico imaginario.

Volviendo a la realidad; no, aqui nadie se casa de negro, que yo sepa. Se casan de blanco. Hay que decir que Japon es mas occidental que occidente. Incluso estan mutando. Cada dia os aseguro que me topo con docenas de personas ante las que pienso; ya estamos, este si es gaijin, es decir, extranjero. Y nada, me lo cruzo y es nipon. Los hay con la piel morena, un tanto achinados, pero la mayoria son mas blancos que yo, que tengo una belleza un tanto salvaje, y hebraica. Ah, si empezase a contar sobre estas mujeres, algunas sacadas de esas revistas de moda juveniles que parecen munhecas disenhadas por biologos de versace, gucci, o esas cosas.

Os digo, hedmanos, que pijos hay a barrer. Ayer me pasee por Roppongi, lo ultimo en lo pijo. Aburre. Montaron un chiringuito de arte contemporaneo con mucho edificio laberintico, minimalista y sabe dios que mas, pero tampoco tiene pinta de que lo vayan a llenar con mucho arte que valga algo.

Cate una exposicion que era un greatest hits del Paris del sXX, con Picassos, Modiglianis, Soutines, Chagalles, Man Ray, y por ahi, y al final algunods videos y basurilla infame de los ochenta y noventa. En un video un tio se pasaba el rato diciendo Emmanuel Kant, como un rapero, y tenia pinta de intelectual. A los punkis nipones estas cosas les hacen mucha gracia. Me uni a ellos y nor reimos como tontos del culo.

En el metro a veces se pasa mal. Es cierto que a determinadas horas vamuy lleno, y es cierto que se da el caso de que uno vaya tan apretado que no pise suelo, flotando en ese nimbo subterraneo. Pero yo no vi a ningun guardio empujando el bulto de gente para que entren como sardinas todos.

Contare mas cosas al llegar a Itaca. Tome algunas notas, con la intencion de escribir algo, pero siempre me digo, yo que conho voy a escribir de japon si no tengo puta idea. En esos momentos de euforia bipolar llego a concebir la idea de un blog paralelo dedicado a apuntes sobre Japon. Lo titularia ANONE, que es lo que dicen siempre, o casi siempre al empezar hablar, y significa AHI VOY, que hablo, escucha.

Ya veremos. Pero os prometo alguna cronica, por que a ver con que cara me presento yo hablando de un libro aqui despues de ha\ber ido a Japon.

Bueno, me meto ahora en un traje y alla voy, a la boda.

Saludos a todos.
Mabalot

Portorosa dijo...

Es que los "báteres" tienen forma de b. Yo creo que es por eso.

Mabalot, puede que tú no tenas ni puta idea de Japón, no lo dudo (je); pero no olvides nunca lo del tuerto y los ciegos, y todo eso (es algo que en general siempre debe tenerse presente), y que nosotros (bueno, yo al menos) SÍ QUE NO TENEMOS NI PUTA IDEA, y que cualquier conachada que nos cuentes va a parecernos interesantísima.

Hoy es domingo, asi que bienvenido a la Madre Patria.
Un abrazo.

Rosa dijo...

Domingo...y de Resurrección. Que no es cualquier cosa.

conde-duque dijo...

Eso. BIENVENIDO A TU CASA, Mabalot.
Sentimos haber ensuciado las paredes y el suelo, pero es que cuando M. bebe más de la cuenta se altera un poco y se le caen los vasos. Yo he tenido una resaca bastante tocha. Portorosa se ha portado bien: se ha dedicado a ver la tele y a hojear tus cunqueiros. Lara se pilló tal pedo el primer día que literalmente desapareció; yo creo que ha muerto (mira debajo de la cama, lo mismo está ahí).
La nevera está vacía, pero ya te invitaremos a algo.
El váter está limpio, más o menos. Sin botones, como a ti te gusta.
Tu jet lag debe de ser acojonante, ¿no?
Ciao.

Lara dijo...

No he muerto. Bueno, la verdad es que estuve a punto de morir del susto cuando volaba desde Praga en un avión cutrísimo que salía con 8 horas de retraso, y al atravesar el cielo de Madrid para aterrizar en la patria, tuvo que introducirse en una nube negra y tormentosa, para que un rayo (os juro) descomunal, apagara y encendiera las luces del avión, mientras la azafata intentaba pasear por el pasillo tambaleándose, para darnos buen rollito, como si nada pasara, luciendo una sonrisa completamente falsa de la que pudimos ver, cuando el rayo la copuló, sus muelas del juicio sin salir, sus empastes metalizados y demás miserias. Yo grité "¡Mamá!". Creo que hacía como veinticinco años que no gritaba esa palabra tan fuerte. Pero no he muerto.

Eso sí, pensé que todos ustedes estaban de vacaciones, en bodas en el Cáucaso o algo así, pero no. ¡Ustedes han seguido aquí, de after! No me lo puedo creer. El campeón, Mabalot, que ha conseguido seguir la fiesta con la sombra de un buda a sus espaldas, lejísimos, allá al fondo, y que imagino estará llegando a su casa, preparando los utensilios de desinfección para todo este lío.

M.: los chistes, malísimos. Pero tengo que reconocerte que conforme los iba leyendo me iban haciendo más gracia, y al final otra vez a carcajada limpia. Tengo un sentido del humor intermitente, por lo que me vienen bien los chistes malos. Con respecto a las cenizas del padre de aquél, he probado a esnifar algo de lo que he encontrado por la alfombra, y no coloca una mierda.

Y a las mujeres budistas esas, como que me las he imaginado sin pezones, pero ya sé, ya sé. Que sí...

Conde, traigo noticias de Praga. Ya te iré contando.

Hoy es domingo de resurrección (por los cojones). Estoy hecha polvo, con una sensación irreal de pérdida de tiempo (Madrid solitario, el campo solitario, las 8 horas de retraso, las 14 de aeropuerto, el rayo, en fin, todo eso). No saco nada en claro del mundo. Esperemos que mañana lunes vuelvan las fuerzas a sus lugares de caudal.

Una confesión. Yo siempre pienso que un día abriré el ordenador y una bomba japonesa o similar habrá eliminado todos los correos, los blogs, las wikipedias y esas cosas. Así que tengo guardada esta fiesta en un arcaico archivo de Word. Completita. De hecho, e intentado guardarla completita ya varias veces, pero no tenéis mesura ninguna y no paráis y yo tengo que seguir ampliando el documento. Sin más.

He vuelto a quedarme sin hachís. Por si alguien pasa por aquí, digo.

Besos a todos.

Mabalot dijo...

HE LLEGADO. Justo hace siete horas veintitrés minutos. A las doce, más o menos, estaba en casa.

La aventura de viajar tantas horas cambiando de vuelo, la verdad, es una gran putada; vivo en el culo del mundo, coño. Que me digan que no, que ahora ya no. Una mierda.

Ante todo, muchas gracias por las bienvenidas. Así (ya me había acostumbrado a pasar de los acentos aquí) da gusto. Lara, me alegro que estes por aquí, de vuelta, sana y salva. El avión desde París que pillé yo era un microbus, y tenía los asientos de cuero viejo, como esas tartanas de la prehistoria que nos llevaban al colegio.

Peor fue desde Vigo, después de veinte horas sin poder pegar ojo (será que no me fio de los aviones y no se me cierran los ojos) tuve que conducir en mi tartana con las maletas hasta Santiago. Pero no me quedé dormido, tampoco me fío de mi tartana, y menos de mi dormido, y llegamos enteros a las doce casi.

Me senté en mi váter, o báter, como queráis, y aún me calme leyendo lo que traía a mano, algo de Benjamin, una historia sobre el juego.

¿El jet lag? Eso me hizo llevar un horario raro en Japón. Durante la primera semana nos acostábamos echos una sopa a las nueve de la noche y nos levantámonos a las seis. Una jodienda, teniendo en cuennta que todo, la vida, abre a las nueve y media. Aunque también se cena a las siete, y a las nueve ya estábamos de vueltas de saque y sushi.

Ahora no sé cómo va a ser. Estoy despierto porque allá era casi el mediodía. No sé por el día si me quedaré dormido de pie.

Ya os contaré cosas. Nos vemos.

Hasta luego.

(La casa está tal cual. Sois unos destroyers bastante civilizados. Aunque huele a whiskacho la alfombra. Eso fue Manuel)

Alexandrós dijo...

Me alegro de que todo esté en orden.
Ahora que ya tienes Ñ y acentos podrás decirnos si ya perteneces a la yakuza o sigues siendo, sólo, uno de los nuestros.
Un abrazo

conde-duque dijo...

¡¡¡Queremos crónicas niponas!!!

M. dijo...

Regreso de unas pequeñas vacaciones. No me pregunteis de dónde, pero no me suena haber estado en algún aeropuerto, así que debió ser por aquí cerca. Yo también me esnifé a mi padre, pero estaba vivo, así que en casa tenemos un problema de la hostia.

En breve actualizaré mi casa, y os confiaré algo: seguiré escribiendo con brío y cariño en Casa Mabalot a medida que actualice su página, pero no renuncio a la fiesta gominola. Estaré aquí, perpetuamente borracho, fingiendo ser el que exactamente soy.

Un abracísimo y, jefe, bienvenido al mundo irreal.

Mabalot dijo...

No me gusta hacerme de rogar, a mí lo que me gusta es escribir "palante", y además quiero hacerlo antes de que me vaya olvidando de lo visto, pero de peros también se jode uno, y entre pitos, odio los pitos, y flautas, ¡abajo las flautas!, no he podido empezar esas crónicas niponas.

Voy a descubrir al mundo, qué digo, al universo entero, qué se esconde tras esa candorosa e inocente imagen de Japón. Voy a destapar el misterio del lugar del sol naciente, una isla que surgió de la nada y se convirtió en el inventor y mayor surtidor de cachivaches electrónicos del universo, seguramente con el único fin de dominar el mundo haciendo que esas máquinas se apoderen de nuestras conciencias y nos obliguen a masturbarnos sin fin hasta que muramos exclavos y convulsos por los suelos como colas de lagartija.

Preparan una buena, estos nipones, pero un servidor desentrañará estos y otros fatídicos planes, algunos menos extravagantes pero siempre apocalípticos, por supuesto.

No dejen de ver: "Niponia; el planeta gominola", próximamente en Mi Cama es una barca.

Un saludo a los presentes.

conde-duque dijo...

Como diría don Porto: ¡Olé!

M. dijo...

Aquí maduró la triste y ardiente juventud.

Punto y final.

(O lo que sea)